22 Mayo, 2020

Médicos del Mundo y sus 30 años de conocimiento en emergencias sanitarias para frenar la pandemia

Médicos del Mundo lleva años trabajando en emergencias sanitarias. Habitualmente desarrolla su labor en zonas con sistemas sanitarios muy precarios o en situaciones en las que estos sistemas simplemente colapsan. Esto último es lo que ha sucedido en España con el COVID-19 y por eso, Susana Atienza, directora de Fundraising y Marketing de Médicos del Mundo, nos explica en nuestras #ConversacionesSobreFundraising cómo la entidad ha ayudado a combatir la pandemia en nuestro país.

El trabajo de Médicos del Mundo España se ha centrado en dos grandes líneas: Frenar el contagio y paliar los efectos en los colectivos más vulnerables. Sobre control y prevención de la infección, Susana Atienza nos explica que, tomando como referencia su experiencia con otro tipo epidemias, han establecido protocolos específicos para frenar la expansión del virus entre los profesionales que trabajan en centros hospitalarios.

La iniciativa más emblemática de esta línea de trabajo ha sido, desde finales de marzo y hasta principios de mayo, la instalación de un área de tránsito con capacidad para 150 pacientes con COVID-19 en las inmediaciones del hospital Gregorio Marañón, en Madrid. Un proyecto que se desarrolló en colaboración con el Ejército de Tierra y que la representante de Médicos del Mundo nos describe como una experiencia muy enriquecedora y muy dura. La colaboración se fraguó en el momento álgido y el más dramático de la pandemia: “Las tres partes vimos que era necesario”. Los hospitales estaban colapsados y era necesario este espacio para los pacientes en tránsito afectados por el virus, bien a Ifema o a otros centros.

Atienza admite que hubo situaciones de mucha tensión, pero que, en todo momento, cada parte implicada aportó lo mejor de sí misma y que, uniendo fuerzas, se alcanzaron unos resultados tan positivos que se está replicando la experiencia en otros hospitales madrileños como los de Leganés o Fuenlabrada o de la zona norte de la Comunidad (Los hospitales de El Escorial, La Fuenfría y Guadarrama).

La valoración global que se hace desde Médicos del Mundo de la relación, tanto con la administración como con los pacientes, es francamente positiva. Por todas las partes ha habido un compromiso férreo para superar esta crisis. Ni el sistema sanitario Salud, ni Médicos del Mundo ni nadie había trabajado en una epidemia como esta en España, así que ha habido que superar mucha presión. A medida que los profesionales han ido comprobando lo útiles que resultaban los protocolos de actuación de la ONG en esta situación, se ha ido generando una mayor confianza y, en todos los hospitales, han visto las ventajas de su intervención.

A día de hoy, la entidad no se marca una fecha de cierre de esta colaboración con los hospitales madrileños porque, aunque los brotes más explosivos de la epidemia se vayan controlando nadie parece saber realmente hasta cuándo será necesario mantener esta prevención de contagio. A medio y largo plazo se necesitan crear protocolos y estar preparados para posibles nuevos brotes. Muchos hospitales, de hecho, están solicitando la colaboración de Médicos del Mundo para adelantarse a un posible brote en otoño.

Los colectivos más vulnerables

Susana Atienza reflexiona con nosotros acerca de cómo esta pandemia nos ha convertido a todos en vulnerables, pero nos recuerda que hay quienes lo son aún más. “Las autoridades nos piden que nos quedemos en casa… ¿y los que no tienen casa? Nos piden que nos lavemos las manos, pero… ¿y quiénes no tienen agua corriente?” Por eso Médicos del Mundo se centra en todos estos colectivos especialmente vulnerables.

La organización está repartiendo alimentos en España, por ejemplo, que es algo, nos confiesa, que la entidad no había hecho en sus 30 años de historia. Para la representante de esta organización sanitaria la situación es verdaderamente dramática y es importante poner sobre la mesa lo injusto de realidades como las de asentamientos de personas que viven en condiciones lamentables, a veces, por ejemplo, para que haya fruta en nuestro supermercado.

Por eso, la entidad agradece la solidaridad que está demostrado en estos momentos la sociedad española, tanto a nivel particular como a nivel de empresas. En términos de captación de fondos desde la ONG asegura estar viviendo también una realidad que no habían vivido nunca. Han recibido una respuesta masiva a nivel institucional, personal, empresarial… Recuerdan que “nos quedan por vivir, como sociedad, momentos muy duros y por eso resulta esperanzador saber que contamos con el apoyo y la voluntad solidaria de ciudadanos y empresas”.

De momento, Médicos del Mundo no ha notado ningún impacto negativo en la captación de fondos, porque sus socios y colaboradores siguen comprometiéndose con la causa. Susana Atienza nos relata que están haciendo un esfuerzo enorme y que, incluso, hay quienes están aumentando sus cuotas. “Por supuesto, hemos tenido que reorientar nuestra actividad de captación por las circunstancias” explica, y concluye que “el futuro se presenta incierto, porque estamos viviendo situaciones difíciles. Personas que han perdido el empleo y mucha incertidumbre económica, pero también vemos mucha solidaridad”.

Escrito por AEFr
Scroll to top